La comodidad tiene su precio, esta frase parece ser muy verdadera, también en el caso de Bose QuiteComfort 25. Estos auriculares cuestan un ojo de la cara, pero es difícil cogerles cariño, sobre todo si nos espera un vuelo de 10h.

No tengo una opinión clara sobre la marca Bose. En su oferta hay productos geniales como los altavoces SoundLink o SoundTouch 20, añadiendo a la lista los auriculares QC25. Desgraciadamente, al lado de estos, están también los productos de baja calidad como por ejemplo los altavoces SoundLink Color o el trágico soundbar Lifestyle 135. Entonces resulta que no podemos permitirnos comprar el equipo Bose al azar, teniendo la garantía de que funcionará como debería.

Junto a los productos estupendos, tenemos también los que asustan con el precio y sobre todo con su calidad. No obstante, los que han sido comprobados merecen cada céntimo gastado, a pesar de que sean más caros que sus rivales. Al menos SoundLink gana a todos los pequeños altavoces inalámbricos disponibles en el mercado.

alt text

He oído mucho sobre la serie QuiteComfort. He tenido también la ocasión de escuchar música un momento con estos auriculares. Aun así, gastarme 350 pavos en auriculares me parecía una gran exageración. Seguimos hablando de un aparato con cables, sin ningún diseño particular. Estos son unos auriculares normales y corrientes. Sin embargo, la gente me los recomendaba para los vuelos largos.

Últimamente me esperaba un vuelo de 9h así que he decidido de comprobar si lo que dicen es verdad. He cogido los auriculares de la empresa Bose de mi redacción y fui de viaje al otro extremo del Océano Atlántico. Antes de irme compré un par de pilas AAA por si acaso. Resulta que no eran necesarias. Una batería basta para más de 20h de funcionamiento de los auriculares. El accesorio de la Bose ha cumplido con el propósito de su nombre – aseguran el confort de silencio.

La magia de QC25 se basa en cancelación activa del ruido. Bose lo denomina con las palabras Acoustic Noise Cancelling y seguramente con decenas de patentes.

alt text

Ponemos los auriculares en las orejas, pulsamos el botón y nos quedamos en paz y sosiego. Sí, estos auriculares son perfectos incluso si no queremos escuchar música porque tienen un sistema silenciador gracias al que no oiremos sonidos del ambiente, al mismo tiempo pudiendo escuchar nuestro interlocutor.

Durante el vuelo el ruido del avión estaba ligeramente reducido, aunque a pesar de todo se podía oír, al igual que los gritos de los niños a bordo. Gracias a este accesorio, durante el vuelo de vuelta pude dormir tranquilamente, lo que no consigo hacer muy a menudo durante los viajes. De esta manera, relativamente relajado, pase por encima de una posible lucha contra el síndrome de los husos horarios que en estas situaciones me dura a veces incluso más de una semana.

Los auriculares son perfectos también para el viaje en tren, siempre y cuando queramos desconectarnos del omnipresente ruido. Los que trabajan en espacios profesionales tipo open space, también deberían apreciarlos. Aparte de eso los auriculares están preparados para cooperar con iPhone. En el cable tenemos un micrófono y los botones de control.

Hace falta tocar también la cuestión decisiva de la compra de los auriculares – la calidad del sonido. Esa también está bastante bien, los auriculares poseen un sistema de bajos intensos, disfruté escuchando algunas de mis canciones favoritas (de los archivos iTunes y Spotify Premium). En general el sonido es potente, el nivel de volumen es más que satisfactorio para un viaje.

Con eso y todo, resulta que la paz y el sosiego tienen su precio. Bose lo calcula en aproximadamente 350 euros. Si viajáis mucho en aviones o en trenes, es una inversión en vuestro confort muy acertada.

Artículo traducido del polaco. Puedes encontrar el texto original aquí