Empezando por el primer iPod, todos los reproductores de música portátiles de Apple eran la mejor compañía para hacer deporte o relajarse. Actualmente la venta de los dispositivos de este tipo es muy baja, ya que los smartphone se han apoderado de la función de fuentes de audio. A pesar de eso, en la oferta de Apple, están disponibles todavía tres tipos de iPod: Touch, Nano y Shuffle. En el caso de los dos primeros, la última actualización de la línea ha tenido lugar en septiembre de 2012. En cambio, la cuarta generación de Shuffle celebrará este año su quinto cumpleaños.

Los iPod no resisten la competencia de los iPhone. Su venta va disminuyendo y la línea de los reproductores no tiene actualizaciones desde hace mucho tiempo. Todo esto puede significar su inminente fin. Aunque los smartphone con pantallas siempre más grandes ganan en popularidad, no me puedo imaginar ir a correr con un iPhone 6 Plus de 5,5 pulgadas. Así que espero que el fin no llegue. Por otro lado, la empresa de Cupertino propone ya una buena alternativa, el reloj Apple Watch.

El reloj Smart de Apple, gracias a las funciones fitness, ayuda a la actividad física del usuario. De los 8 GB de espacio que poseen los modelos de Apple Watch, dos gigas están dedicados a los archivos de música, lo que significa que los deportistas melómanos pueden dejar su iPhone en casa.

Para guardar la música en el reloj hay que:

  • Crear una lista de reproducción en el iPhone para sincronizarla
  • Iniciar la aplicación Apple Watch
  • Escoger la sección “Music”
  • En la pestaña “Playlist Limit”, escoger el número de canciones o el espacio que ocuparán en la memoria de Apple Watch.
  • En la pestaña “Synced Playlist”, escoger la lista de reproducción antes creada

Tras cumplir con todos los pasos, el iPhone empezará a sincronizar la música con el reloj.

Para poder funcionar bien, utilizando todas sus funciones, el Apple Watch requiere la cooperación con iPhone. Cuando este último está al alcance, mediante el reloj podemos controlar la reproducción de la música en el smartphone. Cuando queramos entrenar, podemos independizar el reloj del iPhone, escogiendo Apple Watch como fuente en la aplicación Music en el reloj. Ya que el Apple Watch no tiene la entrada de auriculares, la posibilidad de escuchar la música está limitada a los auriculares Bluetooth o al pequeño altavoz interior.

La posibilidad de guardar y reproducir música directamente en el reloj constituye una alternativa por si Apple decidiese dejar de producir los reproductores de música portátiles. La única desventaja de este tipo de solución es que si no llevamos el iPhone siempre con nosotros, no podremos disfrutar de todas sus funciones en el reloj. iPod Nano y Shuffle tampoco las tenían, pero Apple Watch, y sobre todo su versión Sport, debería ofrecer las funciones independientes, sin obligar al usuario a llevar siempre ambos dispositivos.

Artículo traducido del polaco. Puedes encontrar el texto original aquí.