Apple Watch no es solo un dispositivo. Es un sistema con una nueva interfaz de usuario, ajustada a la pequeña pantalla y con nuevos métodos de interacción. Por ejemplo la corona digital Crown, o la tecnología Force Touch. Mirando las interfaces de los dispositivos smartwatch con pantalla (y no solamente con iconos iluminados), me parece que hacer un proyecto apropiado no era una tarea muy fácil. Apple ha logrado crear una interfaz bastante trasparente, aunque tiene tanto ventajas como desventajas.

El cuarto capítulo de la serie está aquí.

Para leer el tercer capítulo del ciclo haz un click aquí.

El primer capítulo lo encontraréis aquí.

Primera conexión

El Apple Watch no es un dispositivo independiente. Y aunque podemos guardar en él las fotos y la música, y aunque además de eso tiene sensores, para su buen funcionamiento necesitamos un iPhone. Así pues, tenemos que emparejarlos – aquí empieza toda la aventura.

Tengo que admitir, que Apple lo ha solucionado de la manera mejor posible. Basta iniciar la aplicación Apple Watch, encender el reloj y cuando aparezca la animación de una nube de moléculas de varios colores, escanearlo con el programa para iPhone antes mencionado. El programa comprobará también qué aplicaciones del iOS ofrecen el soporte para WatchKit y propondrá instalarlas en el reloj. Gracias a eso, desde el principio tendremos aplicaciones instaladas en nuestro dispositivo.

La primera configuración cosiste también en la selección del idioma de la interfaz. Además tenemos que indicar la mano en la que llevaremos el reloj. Esta opción está dedicada sobre todo a los zurdos, que pueden llevarlo en la muñeca derecha al revés, es decir, para que la corona este de la parte de la mano y no de la parte de antebrazo. Poniendo el reloj en la mano derecha, merece la pena cambiar de sitio ambas partes de la correa.

La pantalla del reloj

Cuánto smart son los smartwatch, es lo de menos. Lo importante es que siguen siendo relojes y que una de sus principales funciones es mostrar el tiempo, la fecha etc. Cómo en otros dispositivos de este tipo, en este también las funciones están presentadas de diversas maneras, con diversos fondos de pantalla o mejor dicho “watch face”.

alt text

Podemos elegir entre 10 opciones, de las que la mitad imita los relojes tradicionales. Una de estas es Micky Mouse cuyas manos constituyen al mismo tiempo las manecillas del reloj.

alt text

Las demás son como las pantallas del reloj digital.

En casi todas las vistas podemos encontrar también otras informaciones aparte de la hora: la fecha, las previsiones del tiempo, el avance físico, el tiempo actual de las ciudades del mundo elegidas, el nivel de batería del reloj, el cronómetro y el temporizador etc. En la mayor parte de las vistas, las informaciones de este tipo están colocadas en varios compartimentos. En cuanto a los fondos de pantalla que recuerdan los relojes tradicionales, las informaciones estarán en los rincones de la pantalla o debajo de la esfera del reloj.

alt text

Podemos ajustar a nuestras preferencias cada fondo de pantalla, escogiendo el color y las informaciones que deben aparecer en cada compartimento.

alt text

Mi vista preferida, es la que contiene el máximo de informaciones. Aparte de la hora, el reloj muestra bastantes detalles sobre el tiempo atmosférico (la temperatura actual min./máx. y el estado del cielo), la fecha, la hora de la salida y puesta del sol (dependiendo de la hora del día), el diagrama que muestra el avance físico diario (las calorías quemadas, el ejercicio y los descansos del trabajo de oficina) y la información sobre el nivel de batería disponible.

alt text

Hace unos días, mencioné en una de las noticias, que no existe (ni existirá, según lo que parece) la posibilidad de instalar diseños propios de fondo de pantalla en el Apple Watch, como era en el caso de los relojes Pebble o Android Wear. Por otro lado, Apple seguramente añadirá otros junto a las actualizaciones del sistema para el dispositivo.

La navegación en el sistema

La pantalla de inicio predeterminada es un reloj que aparece cuando volvemos a encender el dispositivo. Cambiando las preferencias podemos sustituir su vista con la de la última aplicación abierta. ¡Bien!. La vista predeterminada me irritaba, sobre todo haciendo deporte, cuando quería controlar la distancia recorrida y el ritmo en la aplicación RunKeeper. Por suerte el sistema permite pasar fácilmente al programa o a la vista abiertos últimamente. Basta solo pulsar dos veces la corona.

De la vista del reloj podemos pasar fácilmente a las aplicaciones elegidas, cuyas informaciones aparecerán en la pantalla. De la misma manera, al pulsar por ejemplo en el diagrama de la actividad física diaria, seremos trasladados a un programa adecuado. Si pulsamos en las previsiones del tiempo, se abre la aplicación dedicada al tiempo atmosférico etc.

Además de la vista del reloj tenemos el acceso a la lista de notificaciones y a los widget (Glimpse). Allí están todas las informaciones abreviadas y simplificadas de varias aplicaciones. Estos widget contienen la opción de seleccionar el modo avión, el modo nocturno, el modo silencio y la opción que facilita la búsqueda del iPhone (al escogerla, el iPhone produce sonido). Lo curioso es que ya tuve que usarla dos veces, lo que quiere decir que al final habrá que ordenar mis cosas.

Se puede decir que la navegación por el sistema y por las aplicaciones es clásica: subiendo y bajando….

La lista de notificaciones se parece al centro de notificaciones de iOS. Podemos subirla y bajarla, como siempre moviendo el dedo sobre la pantalla arriba o abajo o usar el icono. Al pulsar sobre una notificación, se abre su contenido con otras opciones de responder o reenviar (por ejemplo en el caso de notificaciones de Tweetbot). Para borrar la notificación, hay que moverla a la izquierda de la vista de lista. Pulsando la pantalla con fuerza (usando la tecnología Force Touch), podemos borrar todas las notificaciones de la lista. Esta opción me resulta útil, la describiré en otro artículo.

SpringBoard, o sea el panal de miel con aplicaciones

alt text

Pulsando la corona del reloj encendido, pasamos a la vista de iconos de aplicaciones, es decir al SpringBoard. En mi opinión, la solución utilizada por Apple tiene muy buena pinta y es muy práctica. Los iconos están colocados encima de “un panal de miel”. La vista tiene dos opciones para agrandar, reguladas con la corona. Con el ajuste predeterminado del zoom no es nada difícil pulsar los iconos. En los últimos días, no he fallado nunca, lo que en el caso de mis enormes dedos y teniendo en cuenta las pequeñas dimensiones de la pantalla y lo minúsculos que son los iconos, considero un buen resultado.

Podemos abrir la aplicación seleccionada poniendo más grande su icono (tiene que estar en el centro) moviendo la corona. Sin embargo, de esta manera no podremos cerrarla, lo que me parece ser una cierta inconsecuencia.

Las aplicaciones para el Apple Watch son el siguiente tema, al que dedicaré otra noticia. Aquí mencionaré solo que sus iconos se pueden mostrar de la misma manera que en el iOS. Se puede también ajustarlos mediante la aplicación del iPhone.

Acceso rápido a los contactos

alt text

En la parte lateral del iPhone, al lado de la corona, encontramos el botón del acceso rápido a los contactos. En la lista podemos tener los 12 contactos más habituales. Podemos escogerlos mediante la Aplicación Apple Watch en el iPhone. Para seleccionarlos movemos la corona y pulsamos en la foto o en las iniciales de una determinada persona.

Aquí podría criticar otro fallo, ya que seleccionamos los contactos mediante la corona, con esta deberíamos también confirmar el contacto seleccionado. Entiendo sin embargo, que la corona cumple también la función de botón Home. Por otro lado, el botón de acceso rápido mencionado arriba podría cumplir esa función, mientras que pulsando la corona se podría confirmar la opción escogida. Aunque esta solución también tendría sus defectos.

Con el reloj podemos llamar, mandar un mensaje o si el destinatario también usa Apple Watch podemos mandarle nuestra propia frecuencia cardiaca, un grabado o un emoticono (creo que esta última opción nunca me convencerá).

ForceTouch

Una de las novedades que han llegado junto al Apple Watch es la tecnología ForceTouch. En cuanto a este dispositivo, claramente se trata de la pantalla. No entrando en detalles, se trata de detectar en la superficie táctil una presión más fuerte. En Apple Watch esa modalidad sirve para abrir las preferencias o el menú contextual para una función o aplicación. Admito que al principio cuesta acostumbrarse a esa solución, pero cuando lo aprendamos, resultará que Apple Watch tiene un botón más, además muy útil. Cada día uso ForceTouch muchas veces por ejemplo para borrar la lista de notificaciones (descrita arriba) y me parece muy bien tenerla. Espero poder probarla durante el uso diario del MacBook.

Resumen

A pesar de algunas pequeñas imperfecciones del sistema de Apple Watch, es uno de los relojes más cómodos que puedo llevar. En cuanto a la apariencia, tiene una competencia bastante importante con Android Wear.

Se nota también que desde el 10 de abril Apple ha trabajado intensamente en la optimización del sistema, que funciona mucho mejor que el de los relojes de exposición que he probado en la tienda Apple Store de Berlín.

Lee también otros artículos de la serie:

Artículo traducido del polaco. Puedes encontrar el texto original aquí.