Aunque el lanzamiento de los iPhone 6S y 6S Plus tuvo lugar hace sólo unas semanas, en la web ya hay muchísimos rumores sobre las siguientes generaciones de estos dispositivos. Uno te los temas más recurrentes son las pantallas OLED, que supuestamente podrían aparecer en el iPhone 7. No obstante, las últimas informaciones indican que este tipo de pantalla será instalado en el móvil de Apple apenas en 2018.

Según un servicio japonés Nikkei, en este momento tienen lugar negociaciones con los potenciales proveedores de estas pantallas. Apple espera de los fabricantes no sólo la capacidad de producción adecuada, sino también el perfeccionamiento de la tecnología OLED. La intención es eliminar sus mayores desventajas: poca durabilidad y susceptibilidad a los daños.

En este momento el proveedor principal de las pantallas OLED para el Apple Watch es LG Display. Pero es poco probable que en los próximos años esta empresa pueda aumentar la producción para convertirse en el proveedor exclusivo de las pantallas para iPhone. Por esto puede ser que Apple llegará al acuerdo con el segundo fabricante, Samsung Electronics.

Fuente: Nikkei

Artículo traducido del polaco. Puedes encontrar el texto original aquí.