El lanzamiento del iPhone de color oro rosa provocó numerosos comentarios, a menudo muy extremos. Muchos usuarios se enamoraron de la nueva estilística, mientras que otros la consideraron poco elegante y bastante kitch. Pero no fue el primer caso cuando los productos de Cupertino desataron un debate de la cual, pasados unos meses, nadie se acordaba.

Está obvio que los gustos de los usuarios son un reflejo del mercado. Los clientes no crean tendencias de moda ni definen las normas. La verdad es que lo único que pueden hacer es subordinarse a las novedades ofrecidas por los fabricantes. Por esto su opinión cambia muy rápidamente. Puede ser que al principio no les gusta algo, pero con el paso de tiempo se acostumbran.

El color de oro rosa desde el principio causa muchas controversias. Yo mismo no estoy muy convencido de esta mezcla de color de oro, cobre y plata. Lo cierto es que el nuevo iPhone 6s parece mucho más bonito en realidad que en las imágenes. No obstante creo que si este color fuera un poco más oscuro, ganaría más atención entre los clientes. Según los últimos comentarios en la web, el gris espacial era un color aceptable, pero quien escoge el nuevo oro rosa es él quien quiere con ostentación mostrar entre sus compañeros que tiene el último modelo de iPhone. En mi opinión no se debe generalizar así y esto puede ser sólo una de las motivaciones de los clientes de Apple.

Escribí antes que no es la primera vez cuando los clientes de Apple reaccionan de manera negativa a los cambios de diseño. Hace dos años pasó lo mismo cuando fue lanzado el iPhone 5s en color de oro. Desde entonces varios fabricantes de teléfonos utilizaron este color de champán para sus productos y ahora esta estilística está asociada con una modesta elegancia más que con el kitch.

Los nuevos colores no era único factor que en el pasado provocaba una fuerte crítica de Apple. Después del estreno de iPhone 5c, la empresa fue acusada de abandonar el estándar premium y de bajar el prestigio de la marca. Pero el móvil de plástico no fue el primer producto hecho por Apple en este material. El primer iPod, el iPod shuffle, los iMac G4 y G5, los iPhone 3G y 3GS, y el Apple TV también fueron hechos de plástico. Además, si volvemos otra vez a los colores, vale la pena recordar el primer iMac, iBook y los iPod nano y shuffle. Cuando hoy pensamos en estos productos, nadie lanza unos términos peyorativos.

No sé si en unos años el color de oro rosa se conviertirá en el sinónimo de elegancia, deseado por los consumidores como el color más atractivo para sus nuevos dispositivos. Pero soy consciente de que nos acostumbraremos a este diseño de la misma manera que nos acostumbramos a todas las modas que vinieron al mundo de tecnología en el pasado. Si no fuera por las novedades ofrecidas por los fabricantes, seguiríamos sin dar un paso adelante. Es que el consumidor no es capaz de cambiar el mercado por su propia cuenta.

Artículo traducido del polaco. Puedes encontrar el texto original aquí.