Según los resultados de los test, la parte de debajo del Apple Watch que toca la muñeca del usuario, tiene unos sensores muy precisos de frecuencia cardiaca con sistema infrarrojo y con técnica de fotopletismografía.

Ambos métodos de medición se aprovechan del fenómeno de absorción que viene emitido por los sensores de luz (infrarrojo y verde) a través de la sangre. Los impulsos de luz atraviesan la piel y llegan a las venas. Si en su trayecto encuentran algunos obstáculos, la medición no será precisa. Uno de estos obstáculos son los metales pesados que contiene la tinta del tatuaje y que no absorben prácticamente ningún tipo de luz.

Los usuarios de Apple Watch con tatuajes en la muñeca se quejan de que el reloj no solo no mide su frecuencia cardiaca, sino que también tiene problemas a la hora de reconocer si el reloj está puesto o no. Merece la pena recordar, que los sensores deben reconocer si el dispositivo está en la muñeca o si ha sido quitado. Si quitamos el reloj de la muñeca, para desbloquearlo necesitamos introducir un código especial. Se puede además desactivar esta función, pero de esta manera, desactivamos también otra importante (sobre todo para los estadounidenses) – la Apple Pay.

Aquí tenemos el video que presenta el reloj en una muñeca tatuada:

En la red han aparecido ya varias denominaciones para este problema, por ejemplo: “tatto gate”. Se trata sobre todo de los tatuajes que cubren todo el brazo. Seguro que no es culpa de Apple. Los test han mostrado que los sensores de Apple Watch son muy precisos en cuanto a personas con un color de la piel natural. La tinta de tatuajes impide el paso de los rayos de luz en su camino hacia la sangre. Además, los tatuajes constituyen una modificación del cuerpo que conlleva varias consecuencias, entre las que están aquellas que todavía no han sido descubiertas. Las personas se hacen tatuajes bajo su propia responsabilidad, así que culpar la empresa Apple en este caso no tiene ningún sentido.

Fuentes: Cult Of Mac, YouTube / Michael Lovell

Artículo traducido del polaco. Puedes encontrar el texto original aquí.