La primera presentación de Apple Watch fue un evento dedicado a periodistas y blogueros relacionados con el mundo de moda y fitness. Apple ha intentado promocionar su nuevo dispositivo no como un simple gadget electrónico, sino como un producto de la área de moda, ropa o joyas (donde seguramente pertenece la versión de Apple Watch con elementos de oro).

Algunos blogueros y periodistas concuerdan con la visión de Apple y de la misma forma no consideran a Apple Watch por un gadget, como otros relojes electrónicos. En este contexto destaca el último artículo de Vanessa Friedman, la jefa del departamento de moda de New York Times.

Quería que todo saliera bien. Quería enamorarme de él como hicieron otros amigos míos. Es necesario tiempo" decían, "no esperes amor de primera vista, déjala florecer"

Así que intentaba. Sé que muchos lo miraban con envidia, pero un mes y medio después de primer encuentro decidí dejarlo.

Con estas palabras Friedmann comienza su artículo. Conforme su opinión, a pesar de grandes expectativas, Apple Watch no resultó lo que esperaba. Durante años intentaba llevar cosas que no llamasen mucha atención. Pero el Apple Watch resultó provocar innumerables discusiones en cualquier lugar (desde la oficina hasta la panadería). Lo peor fue que algunas personas, al verla con el reloj, creaban una imagen específica de su persona, sin apenas conocerla. Friedmann sin embargo admite que haría lo mismo al ver a una mujer similar con un gran dispositivo electrónico en su muñeca.

Conforme ella, da igual el esfuerzo que Apple puso para promocionar el Apple Watch como excepcional entre otros relojes en el mercado. Sigue siendo un gadget electrónico. La periodista piensa también que mirar el reloj y dirigir las palabras en voz alta en dirección a la muñeca, es mucho más vergonzoso que usar el móvil, que queda en mano como un libro pequeño. Admite al mismo tiempo que sin embargo todo esto no tiene que ser vergonzoso a los frikis o blogueros. Pero sí es para ella.

Al mismo tiempo Friedmann llama la atención a algunos defectos del dispositivo. El Apple Watch no se activa correctamente al levantar la mano, así como debería (a lo que se queja mucha gente).

El factor más importante de dejar usar el Apple Watch fue la sensación de que el reloj no ha cambiado su vida igualmente que el iPhone. Muchas funciones que ofrece el Apple Watch, como el podómetro, sensor de ritmo cardíaco, sugerencias de estiramientos: todo esto le pareció a la periodista un poco pesado. Ella misma sabe perfectamente cuando está bien, cuando necesita hacer ejercicios y al final el reloj sólo causa nervios innecesarios.

Teniendo en cuenta que New York Times no favorecía a Apple en el pasado, hay que admitir que la opinión de Friedmann es bastante equilibrada. La periodista es profesional de moda y su opinión suele ser bien argumentada. El artículo de Friedmann es un golpe para Apple que intentó construir una imagen del reloj como parte de la industria de moda y no tecnología. Pero conforme la periodista, Apple Watch sigue siendo un gadget.

Fuente: The New York Times

Artículo traducido del polaco. Puedes encontrar el texto original aquí.